Horno pirolitico ¿Qué es?

El horno es una parte fundamental en cualquier cocina, porque con él podemos hacer recetas que son imposibles de otra manera, pero llega un momento en el que hay que limpiarlo, y si alguna vez has tenido que hacerlo a mano, seguro que ya sabes lo que cuesta y que es difícil dejarlo totalmente impoluto.

Para solucionar este problema nació la tecnología de la pirólisis, que nos permite limpiar el horno de una forma sencilla, efectiva y que una vez que pruebes, no podrás dejar de usar.

¿Qué es la pirólisis?

Antes de continuar vamos a definir exactamente en qué consiste la pirólisis. Se trata de una función que incorporan algunos hornos y que permite descomponer restos de comida, grasa y suciedad de todo tipo que se pudieran encontrar en el interior como consecuencia del uso.

Lo que hace es elevar mucho la temperatura, hasta más o menos los 500º, y en ese momento toda la materia orgánica se descompone en CO2 y agua, por lo cual se termina evaporando. Todo lo que es inorgánico queda reducido a cenizas.

Lo único que vamos a tener que hacer cuando el proceso termine, es pasar un paño húmedo para retirar los restos que hayan podido quedar en las paredes y las cenizas.

¿Cómo hacer la pirólisis con el horno?

Está claro que dependiendo del modelo de horno tendrás que hacer unas cosas u otras, te recomendamos que te informes bien leyendo las instrucciones o preguntando a nuestros expertos, pero los pasos habituales son los siguientes:

  1. Lo primero de todo es retirar del interior del horno bandejas, parrillas, o cualquier tipo de utensilio que tengas dentro.
  2. En las funciones tendrás que seleccionar limpieza pirolítica y la intensidad (la mayoría de modelos permiten seleccionar entre varios niveles de intensidad para hornos más o menos sucios).
  3. Tendrás que esperar a que termine todo el proceso. El tiempo será mayor o menor dependiendo del nivel de intensidad seleccionado.
  4. Cuando acabe el proceso, retira los restos con una bayeta o trapo húmedo.

¿Cada cuanto tiempo es conveniente hacer la pirólisis?

Lo que se suele recomendar normalmente es activar el modo pirólisis del horno más o menos cada 10 usos. Ten en cuenta que quizás antes a mano no hacías una limpieza a fondo tan a menudo, pero como esto no cuesta ningún esfuerzo la verdad es que merece la pena.

¿Es seguro un horno pirolítico?

Entendemos que la seguridad sea un tema que te preocupe, porque da un poco de vértigo pensar que este electrodoméstico va a alcanzar una temperaturas tan altas, pero no tienes nada de qué preocuparte, normalmente este tipo de horno viene equipado con sistemas de seguridad como por ejemplo, el bloqueo de puerta para que no se pueda abrir mientras que el proceso se está llevando a cabo, o cristales especiales que aguantan mejor el calor para impedir que nos podamos quemar al tocarlos por accidente.

Diferencias entre un horno pirolítico y un horno catalítico

Un horno catalítico aprovecha el calor que se está produciendo en cada cocinado para ir limpiando los restos orgánicos que puedan ir quedando en las paredes, por lo que se queman al instante y no se incrustan.

Es decir, un horno catalítico se va limpiando cada vez que lo vamos usando de forma automática, mientras que en un horno pirolítico tenemos que activar la limpieza de forma específica para que se haga a fondo.

Un horno catalítico evidentemente va a tener un consumo inferior porque está haciendo la limpieza al mismo tiempo que le damos uso para cocinar, y también necesita menos temperatura.

Lo que también es cierto ya que estamos hablando de ahorro, es que con los años será recomendable cambiar los revestimientos de un horno catalítico (más o menos cada 3 o 4 años), para que siga haciendo las limpiezas correctamente, eso sí, podemos evitar tener que comprar un nuevo horno.

En definitiva, ambas soluciones son buenas, quizá un horno catalítico es una mejor opción para las personas que están buscando un ahorro energético, pero el pirolítico sería más recomendable si lo que queremos es una limpieza total, sin tener que quitar nosotros mucha suciedad a mano.

Ventajas de un horno pirolítico

  • Con un horno pirolítico vas a conseguir una limpieza perfecta, elimina todo tipo de grasas y azúcares y es tan fácil como pulsar un botón y luego retirar los restos
  • Es económico, porque puedes programar la limpieza para una hora en la que las tarifas de luz sean lo más bajas posibles y olvidarte.
  • Es seguro, porque normalmente cuentan con puertas frías que se mantienen a menos de 60 grados y que quedan bloqueadas para evitar quemaduras.

Ventajas de un horno catalítico

  • La limpieza se lleva a cabo en cada cocinado, con la comodidad y ahorro que supone, y además es posible ponerlo a máxima temperatura después de cada cocinado unos 10 o 15 minutos y hacer una limpieza un poco más profunda.
  • Es más económico tanto en uso, como normalmente en precio de compra.
  • Lo malo es que tendremos que realizar una limpieza manual para complementar la catalítica, porque no es tan potente como la pirolítica.

¿Y qué pasa con los hornos de Aqualisis?

Existe otra alternativa que son los hornos de aqualisis, también capaces de limpiar la suciedad incrustada y requiriendo temperaturas mucho menores, por lo que su consumo de energía es menor.

Lo normal es que los hornos que usan este método funcionen poniendo una pequeña cantidad de agua en el fondo del horno, se activa la función de aqualisis y el agua se convierte en vapor, ablandando la suciedad que después tendremos que frotar y limpiar, pero eso sí, con más facilidad.

Tienes que tener en cuenta que no hay nada comparable a la pirólisis, este método solo sirve para facilitar un poco la limpieza posterior, no para convertir la suciedad en cenizas.

Deja un comentario