Tipos de frigoríficos y qué tener en cuenta para comprar uno

Probablemente cuando hablamos del frigorífico, estamos hablando también del electrodoméstico más importante que podemos tener en nuestras casas. Como ya sabes nos permite mantener nuestras comidas y bebidas frías, además de congelar alimentos, y ya no sabríamos vivir sin las comodidades que nos aporta.

Todos sabemos lo que es un frigorífico, pero cuando nos estamos planteando comprar uno nuevo, en ocasiones nos preguntamos qué tipos existen y cuál puede ser más interesante para nuestras necesidades, si este es tu caso, sigue leyendo porque a continuación vamos a desvelar todas tus dudas.

Frigorificos de 1 puerta

Normalmente suelen ser de un tamaño pequeño, rara vez mayor de 50 cm de alto y no tienen la función de congelador. Sirven sobre todo si necesitamos un “frigorífico mini” para espacios más pequeños como oficinas, hoteles, apartamentos o por ejemplo si ya disponemos de una nevera con congelador y queremos guardar algunas cosas más.

Frigoríficos de 2 puertas

Es uno de los que solemos ver de forma más habitual en las cocinas de las casas de España. Tienen una zona de nevera y otra de congelador, pero un solo motor para ambas zonas.

Frigoríficos combis

También son bastante habituales, a diferencia de los anteriores, tienen 2 motores que hacen que la temperatura de la zona de la nevera y el congelador se puedan regular de forma independiente.

Lo más habitual en los últimos modelos y que ha supuesto un cambio respecto a los que se hacían hace años, es que la parte del congelador se ponga abajo, porque se usa de forma menos frecuente y así tenemos que evitar estar agachándose constantemente para acceder a productos de la nevera.

También suelen venir con opciones de descongelación que convierten la escarcha en agua y a continuación en vapor. Este tipo de frigorífico suele llevar incluida la tecnología No Frost para evitar el hielo en las paredes, cosa que mejora la congelación, refrigeración y hace que no se mezclen olores y se conserven mucho mejor los alimentos perecederos.

Frigoríficos americanos (de 3 y 4 puertas)

Estos frigoríficos normalmente son combis, solo que tienen más espacio por lo que son ideales para grandes familias o necesidades especiales. Una cosa que debes tener clara es que evidentemente, ese aumento en el espacio también desencadena un mayor consumo energético como es natural.

Además este tipo de frigorífico suele venir equipado con todas las últimas novedades tecnológicas que hay en esta gama de electrodomésticos, como por ejemplo el No frost que ya hemos nombrado anteriormente, dispensador de hielo y agua fría, control de temperatura con panel LED, iluminación interior con LEDs, etc…

Frigoríficos ecológicos

Los frigoríficos ecológicos son los que no emplean gases clorofluorocarbonados ni hidrofluorocarbonos, o lo que es lo mismo, gases CFC y HFC. Este tipo de gases son perjudiciales para la capa de ozono y fomentan el tan temido efecto invernadero.

Frigorificos de puerta francesa

Este tipo de frigorífico tiene 2 puertas verticales y zona de congelación en la parte inferior, del mismo modo que los combis. También son de tamaño grande y vienen muy bien cuando necesitamos almacenar una cantidad de productos un poco mayor a la convencional.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar un frigorífico?

Si te has decidido y vas a comprar un frigorífico, hay varias cosas que debes tener en cuenta antes de tomar la decisión, vamos a ver las más importantes:

  • Tamaño: Está claro que tienes que medir en primer lugar el hueco donde vayas a colocarlo, para comprobar que efectivamente cabe. Es recomendable para que funcione correctamente que le dejes un hueco para respirar de unos 5 cm.
  • Capacidad: Podrás ver que los fabricantes especifican la capacidad del frigorífico por su volumen en litros. Compruébalo para ver que será suficiente en base a tus necesidades.
  • Consumo: Una parte fundamental es fijarnos en la etiqueta energética. Cuanto más eficiente sea, menos gastará, aunque claro está que eso hay que combinarlo con un uso correcto, es decir, por ejemplo no abrir y cerrar muchas veces la puerta de forma innecesaria, etc…
  • Ruido: En las características del producto también puedes ver los decibelios que emite. Puede parecer una tontería, pero por ejemplo en pisos pequeños, podemos llegar a oirlo si suena demasiado y es molesto.
  • Termostatos: Lo ideal es que lleve un motor para el congelador y otro para la nevera que funcionen de forma independiente. Esto nos permite regular la temperatura de cada zona, que el aparato funcione mejor y dure más, y en caso de avería se suele romper uno de los dos y podemos intentar salvar algunos alimentos en el otro compartimento.

¿Qué quiere decir No frost exactamente?

Este sistema cuya traducción literal es “sin escarcha” permite que no se formen acumulaciones de hielo en el interior del frigorífico. Esto lo consigue gracias a que dentro del congelador hay un evaporador y un sistema calefactor que produce aire seco que entra en la cavidad mediante ventilación.

Gracias a este sistema no hay que descongelar los aparatos de forma manual como pasaba en el pasado, además son buenos para sitios con mucha humedad y permiten que los alimentos se enfríen y congelen de forma mucho más rápida.

Deja un comentario