¿Para qué sirve la sal en el lavavajillas?

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos que más nos ayudan en el día a día, permitiendo lavar nuestra vajilla sin necesidad de tener que perder un largo rato delante del fregadero.

Para que funcione bien hay que tratarlo correctamente, limpiarlo a menudo, añadirle abrillantador y por supuesto sal para lavavajillas. Si has llegado hasta aquí es porque no tienes muy claro para qué sirve, y en este artículo te lo vamos a explicar con todo lujo de detalles.

¿Por qué es importante la sal para nuestro lavavajillas?

El motivo de que el lavavajillas necesite que le añadamos sal, es que gracias a sus propiedades es capaz de ablandar el agua que usa en los lavados. Con esto se evitan manchas, y el electrodoméstico se conserva mejor, llegando a durar mucho más tiempo. Esto se hace especialmente importante en zonas donde el agua tiene un alto contenido en cal.

¿Cómo se coloca la sal en el lavavajillas?

Lo primero de todo parece obvio pero hay que recalcar, la sal debe de ser especial para lavavajillas, no vale una sal cualquiera, como por ejemplo la que usamos para cocinar.

Una vez que la tenemos, hay que añadirla antes de poner el aparato en marcha. Esto lo hacemos porque tiene que circular y hacer su efecto, si la dejamos estancada demasiado tiempo, podría provocar corrosión.

Lo habitual es que el depósito esté en la parte baja del lavavajillas, con una tapa a rosca y que el fabricante ponga un embudo para ayudarte a depositarla dentro, aunque puedes usar cualquier otro utensilio que te facilite la tarea.

Una cosa importante también al colocar la sal es ajustar el valor de dureza del agua (esto hay que hacerlo únicamente en el primer encendido). Para que te hagas a la idea, en el levante y sur de España, el agua suele ser más dura, y en el resto más blanda, pero de todos modos es recomendable que hables con tu empresa de abastecimiento de agua o que busques la dureza de tu zona en internet.

¿Ocurre algo si no uso sal en el lavavajillas?

Lo recomendable siempre que compres un electrodoméstico es que sigas las instrucciones del fabricante, y por eso, normalmente lo adecuado es usar sal en el lavavajillas.

Si la zona donde vives tiene una dureza del agua inferior a 16 miligramos por litro, podrías incluso a llegar a prescindir de la sal, pero si es superior y no lo haces, lo normal es que la cal acabe afectando negativamente al lavavajillas pudiendo llegar a acortar notablemente su vida útil.

¿Cuánta sal hay que echar en el lavavajillas?

De nuevo volvemos a lo mismo, cuando vivimos en una zona con una dureza del agua muy alta, o lo que es lo mismo, con un agua con mucha cal, nuestro lavavajillas va a necesitar más sal que si vivimos en una zona con el agua débil.

De todos modos no es algo de lo que debas preocuparte en exceso, porque una vez que pones la sal en el electrodoméstico, el mismo se encarga de dosificarla en función de las necesidades, lo que si tienes que controlar es que cada vez que se quede sin nada, la repongas.

Preguntas frecuentes sobre la sal de lavavajillas

Nos hemos dado cuenta a lo largo del tiempo de que algunas preguntas se repiten de forma frecuente entre nuestros usuarios cuando hablamos de la sal para lavavajillas, así que las hemos respondido a continuación por si alguna de ellas puede resolver tus dudas.

¿La sal de lavavajillas y la sal de cocina son iguales?

Como comentamos anteriormente en este artículo, la sal de cocinar es distinta de la sal de lavavajillas y en ningún caso se deben confundir.

La sal de lavavajillas es más gruesa y capaz de atrapar calcio y magnesio con mucha más efectividad, lo que hace que el agua pierda cal.

¿Dónde se puede comprar la sal para el lavavajillas?

Aunque la puedes encontrar en páginas webs de los propios fabricantes, normalmente lo que resulta más cómodo es comprarla en algunos grandes almacenes o supermercados cerca de tu zona, es un producto muy común y lo encontrarás con facilidad.

Deja un comentario