¿Cómo limpiar el lavavajillas?

En la mayoría de los hogares ya podemos disfrutar del lavavajillas, este fantástico electrodoméstico que nos permite limpiar platos, vasos y cubiertos entre otros con un esfuerzo mucho menor.

El caso es que, en primer lugar evidentemente por higiene, pero también para alargar su vida útil, requiere de una limpieza interior de tanto en tanto porque en él se acumulan restos de comida, grasas, cal e impurezas del propio agua que pueden hacer que se estropee y hasta que huela mal.

Si te quedan dudas sobre cómo tienes que realizar una limpieza correcta de tu lavavajillas, no te preocupes, has llegado al lugar indicado porque vamos a explicártelo todo con lujo de detalles.

¿Cómo limpiar el lavavajillas paso a paso?

Algunas personas se quedan en lo superficial cuando hacen una limpieza del lavavajillas, pero lo cierto es que tiene muchas piezas y zonas y hay que tenerlas en cuenta todas para que el trabajo esté bien hecho, así que vamos a desgranarlo todo a continuación.

Limpiar el filtro

Es una pieza que no se ve con tanta facilidad porque está en la parte inferior de la cubeta, pero con que prestes un poco de atención lo vas a localizar en seguida con seguridad.

Lo primero de todo, quita el carro inferior para que puedas manipularlo todo con facilidad y gira el filtro hasta que puedas tirar de él hacia arriba y sacarlo. El filtro es la parte de todo el lavavajillas donde más suciedad se acumula, por lo que es fundamental que le des una limpieza con cierta asiduidad.

Limpiarlo es muy sencillo, simplemente haz una mezcla de agua con unas gotas de limpia platos, en caso de que necesite un limpieza un poco más a fondo, puedes agregar también un poco de bicarbonato de sodio.

Usa un cepillo para frotar el filtro con la mezcla hasta que quites todos los restos incrustados, enjuágalo y vuelve a colocarlo en su lugar.

Usa el compartimento de sal especial de lavavajillas

El lavavajillas nos lanza una viso en el momento en que hay que volver a poner sal especial, lo normal es que se encienda algún tipo de piloto.

En la parte de abajo de la cubeta hay un compartimento pequeño que normalmente se cierra con un tapón en forma de rosca. Ahí es donde tenemos que echar la sal. No pasa nada si sale un poco de agua de su interior o se te derrama algo de sal.

Los lavavajillas suelen venir con un embudo de fábrica para que nos resulte más sencillo depositar la sal, pero si no lo tenemos ya, podemos usar otro cualquiera.

El manual de uso te dirá la cantidad de sal que tienes que añadir, porque esto va a depender de cada modelo.

También hay que limpiar las bandejas

Algunas veces nos olvidamos de hacerlo porque con el contacto con el agua parece que estén limpias, pero es bueno de vez en cuando también sacarlas y limpiarlas un poco más a fondo.

Ya que las sacas puedes dar una vuelta también a los carriles para ver que no hay restos de comida en ellos. Todas estas zonas se pueden limpiar sencillamente con un trapo húmedo.

Repasar la junta de la puerta

Ya sabes que la puerta del lavavajillas lleva una goma para que cierre bien, y ahí también suelen acumularse muchos restos e incluso puede aparecer moho por la humedad.

Dar un vistazo al dosificador de detergente y abrillantador

Otro sitio que suele ensuciarse con bastante frecuencia es el compartimento donde ponemos el detergente y el abrillantador, y ahí con casi seguridad nos vamos a encontrar con restos, por eso hay que mirarlo de vez en cuando y limpiarlo.

Otra cosa que hay que limpiar son las aspas

Las aspas son otra pieza que acumula mucha suciedad, por eso siempre será buena idea extraerlas y limpiarlas a fondo. Cuando hayas terminado deja que se sequen y luego vuelve a introducirlas en el lavavajillas.

Limpiar los conductos internos

Para esto hay productos que podemos comprar en cualquier supermercado, se suelen llamar limpiamáquinas.

Tendrás que leer las instrucciones de cada uno para saber como usarlo, lo normal es tener que colocar el bote boca abajo en la bandeja del lavavajillas, cerrar la puerta y programar el ciclo de lavado recomendado, por supuesto sin nada más dentro.

Consejos para limpiar el lavavajillas

Vamos a ver también algunos consejos que seguramente te van a servir para que tu lavavajillas quede más limpio que nunca.

Úsalo con frecuencia

Algo que no se suele tener en cuenta, es que cuanto más usemos el lavavajillas más limpio se va a mantener. Lo normal si lo usamos de vez en cuando es que se acumule suciedad e incluso moho, por eso aprovecha que lo tienes y dale uso.

Limpialo con vinagre

Una buena opción es encender durante unos 5 minutos el lavavajillas vacío, luego abrirlo y poner dentro un vaso con vinagre y esperar que termine el proceso de lavado. Esto lo deja mucho más brillante además de tener propiedades antisépticas y ayudar a eliminar la cal acumulada.

Hacer una pequeña limpieza después de cada lavado

Esto ayuda a quitar esos pequeños restos de comida y que no se acumulen. No cuesta nada dar un pequeño repaso en cada ocasión, y si que cuesta mucho retirar todo cuando se ha acumulado durante demasiado tiempo.

Deja un comentario